La tensión entre soledad y escritura es un ruido blanco en estas páginas. Para María Luisa Bombal escribir nunca fue una fuente de felicidad. Autora de una obra breve pero determinante para las letras hispanoamericanas, Bombal revolucionó la tradición literaria chilena al reflejar el mundo interior de la mujer, su compleja relación con la esfera pública, su tensión con la realidad. En su prosa la vida opera como un artificio, un gatillante de la memoria.

Poeta en prosa, permite acceder a la personal visión que tuvo María Luisa Bombal sobre el oficio de escribir, al mismo tiempo que revela algunas de las anécdotas que marcaron su vida y la intelectualidad de los años treinta. Su relación con dios, el misterio y la muerte forman parte de otro aspecto sustancial de este libro, pues para Bombal: “Lo peor sería descubrir que detrás de la muerte no hay nada. Sería tan terrible como creer que todo termina con la muerte”.

Biografía de la autora: María Luisa Bombal nació en Viña del Mar en 1910. Estudió Letras en La Sorbona. A los veinte años regresó por primera vez a Chile, destacando en el círculo literario, conservador y machista, por su agudeza e inteligencia. Un par de años después se trasladó a Buenos Aires, donde fue parte del movimiento intelectual que circundaba en torno a la Revista Sur junto a Jorge Luis Borges, Victoria Ocampo, Federico García Lorca y Norah Lange entre otros. Su debut literario fue la destacada novela La última niebla (Francisco A. Colombo, 1935); al que se sucederían: La amortajada (Sur, 1938. Premio Municipal de Literatura de Santiago) y los volúmenes de cuentos: Las islas nuevas y El árbol (Revista Sur, 1939). En 1941 regresó a Chile, donde protagonizó un intento de homicidio al disparar en las afueras del Hotel Crillón a Eulogio Sánchez, su antiguo amante. Cumplió una breve condena y apenas fue absuelta, se mudó a Estados Unidos como funcionaria de la embajada chilena. Allí se casó y tuvo a su única hija, Brigitte. Trabajó en publicidad y escribió House of mist, una versión para lectores norteamericanos de La última niebla. En 1973 regresó a Chile definitivamente. Fue postulada dos veces al Premio Nacional de Literatura, nunca lo recibió. Murió el seis de mayo de 1980 en el hospital El salvador debido a un coma hepático.  


Colección
Umbrales de Memoria

ISBN
978-956-9974-59-5

Año de Publicación
2020

64 Páginas